Tarantino

Posted on 1:40 by Tres Libras | 0 comentarios

Voy a abrazar el cuerpo de los muros que nunca pude atravesar, y correr por los caminos incontables que no me existen. Voy a llamarme a silencio por tantas dudas que grité, y por la mañana te voy a ver pasar del sol vestida, iluminada, aún creyente. Las manchas en el techo serán mi deidad -no voy a volver a rezar- para así poder confiar. Y cuando llegue el día, te caerás rendida, por éstas, mis líneas perdidas... Ya no estaré solo cuando sepa quien soy. Voy a saltar la valla que me mantiene en resignación por mirarte tanto a los ojos, mirándote aún más a los ojos ¿Cuánta ausencia podría soportar sin quebrarla? Me dormí mientras me anochecía el tiempo con sus largos paseos, me mordí los labios sin pensar un solo instante en velos sin rostros detrás. Voy a brotar mi sangre, voy a salpicar las paredes como rastro eterno de lo que han dejado atrás, un punto de anclaje, una idea infinita, vida que escupe muerte para vivir más, el éxtasis de la agonía; el último vuelo de Ícaro. La veracidad de la locura, aves, nubes y cielo...

Soy delirio porque estoy curado, estoy presente, -ahora- despierto; Seré. -3libras-


0 comentarios: