-Sin título-

Posted on 18:31 by Tres Libras | 1 comentarios

El mudo y sutil arte del olvido. Su perfecto desempeño, la fuerza que utiliza, la simpleza de su ejercicio. Pasa a través de las grietas del suelo, sube por las piernas hasta llegar al pecho y, por un tiempo, allí habita; duerme sobre las imágenes rotas que regalan sus ojos, las caricias perdidas que brindan sus manos, los aromas de su perfume infinito y desesperanzador. Ahora, su tarea muta en sabores que lo ocultan en su centro; es tan perfecto su marchar que mi memoria llega a olvidar su presencia, arrastrando TU presencia con las horas. Secuestra “aquella” forma y escapa con soltura; la guardará en su cofre, ahí, donde jamás la podré encontrar. Ahogo y sucesión; todos los caminos terminan en ese río ¿Quién te va a salvar ahora que ya no voy a estar? ¿Quién fui? Se llevó mis conceptos, colores y causas; se llevó mis pies... ¿Quién soy? Por instinto, se borra a sí mismo al terminar su labor, sabiendo bien que... No hay posibilidad; no hay gestos ni respuestas en LA nada... -¿De cuántos olvidos ya te olvidaste?... -3libras-