EXCELENE

Posted on 4:04 by Tres Libras | 0 comentarios

...Ojalá me volvieras a "ver"...



...Como un ángel elevándose desde las profundidades con sus alas envueltas en azules llamas... SI... dulce narcosis... ahí, mientras el aire me convierte en piedra, te voy a encontrar. Porque extraño tu química, y el abismo no tenía fin... te extraño, dulce, dulce narcosis. En mi peculiar resurgir.... ciego de necesidad, el fuego delicadamente arranca mi piel, en este suave... suave ascenso desde lo más profundo del río; me convierto en piedra, y te voy a encontrar... ¿No ves mis cenizas cubrir edificios y vehículos y personas? Estoy en todos lados ya, ya soy parte de todo y de todos... ¿No las ves entre tu pelo? ¿Por todo tu cuerpo? Tu pelo que aún tiene el largo de la última vez, y tus formas eternas, eternas como el diamante de mis dedos que las rozan, eternas como los hielos eternos de los picos de las montañas...

Irresistible y ausente, te voy a encontrar... mi dulce narcosis. Tus manos doblegarán la firmeza mineral y llegaran hasta el centro donde habita el corazón aún palpitante, haciendo grietas en la roca con sus movimientos continuos, desenfrenado, escondido, bien en el interior, bien lejos... el cuerpo de cuarzo, el músculo aún de carne que extraña, te extraña; pero te voy a encontrar. SI... dulce narcosis... aunque tu mirada no busque en la altura hoy... En lo alto, espero convertido en piedra el momento inevitable. Vas a construir tus propias alas, vas a seguir las marcas que mi paso ha dejado entre las nubes... y piel, roca, piel, roca, hondo en la piel y en la roca... nos vamos a amar y a matar. Nos vamos a amar. Infinitos como el universo, infinitos contra las cenizas de mi piel, nos vamos a matar suave, suave como el fuego suave que arrancó de mí todo lo humano menos el corazón, suave como el suave ascenso del humo y el suave surgir de ese ángel envuelto en llamas azules, azules, un azul frío, frío como el frío de la roca que ahora es mi cuerpo.

Seremos una estrella destructora surcando los cielos, en caída libre, marcando el firmamento de manera indeleble... El peso de mi cuerpo de piedra, lo eterno de tus formas, todo caerá en un solo abrazo de corazones a ritmo; no habrá lugar donde esconderse, y una grieta irreversible partirá en dos lo concreto. No habrá tiempo para llorar, no habrá tiempo para rogar, ni dónde correr... SI... dulce narcosis... ahí, cuando el oxígeno solo sea humo, en medio del ahogo de las ánimas, te voy a encontrar, nos vamos a encontrar, nuestros labios de diferentes propiedades se van a entrelazar... y apagaremos el planeta, y construiremos lo eterno solo para nosotros... nosotros... piel, roca, piel, roca, hondo en la piel y en la roca... nos vamos a amar y a matar tiernamente, suavemente... Nos amaremos... y nos comeremos el mundo que nos separó... MI dulce, dulce narcosis. -3libras-





0 comentarios: