*Galatea*

Posted on 23:22 by Tres Libras | 0 comentarios

Y me siento a esperar la puerta,
aunque la puerta pueda ser yo,
la puerta esté en mí,
y aún no la sienta en mí...
Me siento a esperar... sentir.



Te espero... caen las hojas ya rendidas desde las alturas... mientras yo te espero. A través de tus ciclos, tus cambios, tus mundos que llenan tus infinitos universos... aún bajo el fuego abrasador de las estrellas que adornan tu marchar... te espero. En las miradas que saludan con plena cortesía, las que están perdidas y sus caminares ajenos y extraviados, en el abrazo de un amigo, te espero... Hay un reloj que trata de empujarme, pero el paso de los días no me corrompe, mi tiempo corre por otros caminos, otras sendas me ven sentado. Tranquilo, te espero. Sobre atardeceres y amaneceres, vigilias plenas de ausencia, tabaco barato, café que sabe a apuro, tareas, quehaceres, obligaciones, la urbe inconsciente de hoy... te espero. Caminando sobre el vértigo sin sentido de las opiniones, los olvidos, los olvidados, los siempre recordados, los siempre mal recordados, lo justo, lo injusto y lo ambiguo de todo... impregnado de almas que piden socorro perdidas tontamente en ello, te espero. En los ojos de mi padre, en su lento y entregado transitar, en sus consejos, en sus manos, en lo mucho que aún quiero escucharlo, te espero. Por la vida te voy aguardando, el viento quiere desafinar, la lluvia en vano apenas me besa, apenas me toca, yo, seco de su intento de desconsuelo, te espero... pasan los sueños, se logran los sueños, te veo en sueños plena y mía, tu sonrisa es un sueño y tus labios me dibujan una luna... pensando en todo eso, sobre el cordón de ésta esquina, te espero.



por3libras

0 comentarios: