For beauty is...

Posted on 20:58 by Tres Libras | 0 comentarios

"Pues la belleza no es sino el comienzo de lo terrible,
lo que somos apenas capaces de soportar,
lo que sólo admiramos porque serenamente desdeña destrozarnos.
Todo ángel es terrible."



Es un poema que leí. Pertenece a Rainer María Rilke... y me dejó maquinando... [“Todo ángel es terrible.”] Cuantas cosas terribles comienzan con algo plenamente bello... Lo sublime, la embriaguez que produce, y su triste relación con los finales poco recomendables. A pesar de que sé, y no me molesta el precio a pagar, porque lo vale, no puedo dejar de lado la filosofía (barata bien barata) en la que me mete pensar en esos “ángeles”... ¿Qué es bello para mí? ¿Dónde está el comienzo de mi “terror”? ¿Qué califico de sublime? Pienso... y caigo de cabeza en la enumeración, una enumeración que seguro no tiene nada que ver con la tuya, o se toca en ínfimos puntos... “Bello”... Bella para mí es una mañana luego de una noche ideal, un abrir los ojos y recordar solo haberse sentido bien; despeinado, un cigarrillo y el tema que más me gusta de “ese” disco. Cuando el día comienza, la mañana de esos días que realmente comienzan. También puede ser una tarde en una plaza, una charla, un transcurrir en el que el tiempo y las acciones no tienen más remedio que inclinarse a mejorarlo todo... y sublime, sublime es que en ese dialogo no nos ponga incómodos decir lo que nos pone incómodos... Bello es cuando te miran y ven más allá de la barrera corpórea, cuando tocan tus palabras, es bello que te escuchen realmente y tener ganas de escuchar lo que dice el otro. Sublime es ir sin rumbo, caminar sin tener que llegar, solo por el hecho de caminar... Un gesto, una acción fraternal de alguien sin lasos fraternales, un “cuidate” sincero, un abrazo, una mirada de entendimiento y no decir más nada... Bello es que adopten tus formas, el mimetismo, verte en las formas del otro, y ver al otro en formas que te salen sin que te des cuenta... Una sonrisa nerviosa ante algo que te gustó mucho. Decir lo justo, ni más ni menos. Bello es que te regalen exactamente lo que querías, aún sin ser lo que realmente querías... solo querías que ese alguien te regale algo. Sublime es que un par de mates te puedan calmar solo por ser cebados por la persona correcta... algunas manos en el hombro que pesan más que otras... y dos pares de pies que sincronizan perfecto sobre calles hostiles. Bello es el silencio respetuoso y llorar por algo que valga la pena... una broma del destino, una lluvia en el desierto... las extrañas coincidencias, el tiempo uniendo gente en el tiempo y de la forma más indicada... ver la mano superior en ciertos errores, cosas equivocadas pero absolutamente hermosas... sublime es esa letra, ese poema, ese cuento que parece escrito para vos... Sublime es el mundo que me hace más y más horrendo... el sol... la niñez... la inclinación al laberinto aun inocente y pura... bello es ver que todo siguió igual de bello luego de mi muerte... que mi oscuridad es intrascendente... que nada puedo hacer contra esa corriente creadora y destructora de la vida... Sublime es todo lo sublime que delata más mi terror... amar el mundo desde la oscuridad es saber bien lo que es amar. Vivir todo eso, sobrevivirlo y contarlo desde lo “terrible”... el nudo en la garganta que lo hace valer el doble... Amar el odio... amarlo mientras odia más.

Cuanta razón tenía Rilke al decir que todo ángel es terrible... pero necesito y gusto de esa belleza siempre apunto de destrozarme... un precio que volvería a pagar sin duda alguna por verla, sentirla viva en mí una vez más...


"Bello"... bello es como hilando, todo toma un sentido trágicamente bello.



3libras



Rainer María Rilke | 1875-1926

0 comentarios: